CARTA PARA FAMILIARES Y AMIGOS

1353511_77193208

ESTA CARTA ES UNA TRADUCCIÓN DE UNA WEB FRANCESA , LES IMPATIENTS .

Esta carta esta siendo utilizada por la mujeres que tienen cáncer de mama para decir a sus familiares y amigos lo que esperan de ellos.

Es necesario que os digamos…

Somos mujeres, con cáncer de mama, en diferente estadio o nivel de gravedad. No tenemos el mismo tipo de cáncer, tampoco hemos tenido los mismos tratamientos, ni hemos tenido la misma fuerza, el mismo coraje, o la misma desesperanza. No somos las mismas mujeres, cada una tiene su historia, pero tenemos ciertas cosas en común para deciros.

Vosotros nos decís:

¡Tienes que tener fuerza!

Si, intentamos tener fuerza,…Pero cuidado, tenéis que saber que a veces, os mentimos porque queremos protegeros! Además, cuando lloramos, incluso sí os hace mal, dejadnos llorar, tenemos esa necesidad…Para liberarnos de nuestro miedo, nuestro dolor, nuestro impotencia…Y sí vosotros tenéis la necesidad de llorar con nosotras, hacedlo, no os lo impediremos.
Aceptad la ayuda de  otros , para ayudaros a ayudarnos! Dejad de decirnos que tenemos que aguantar y ser fuertes, dejadnos el derecho de ser débiles, sobretodo cuando estamos con vosotros….No os pedimos que nos ayudéis, pero sí que nos sostengáis .. Si nos vamos a tumbar, no es porque hemos bajado los brazos, es porque tenemos una inmensa necesidad de descansar….No, un paseo al aire libre, en vez de  tumbarnos, no nos hará bien, no tenemos la fuerza…
Proponednos ayuda concreta. Por ejemplo: decídnos: “ déjame, yo voy a llevarte el pack de leche, voy a buscar a los niños” en vez de decirnos “ ¿ Necesitas algo?, esto nos pone en una situación de dependencia … Tenéis que saber que nuestra moral no depende solamente de nuestra curación, de las buenas o de las malas noticias, sino también de las consecuencias a veces dramáticas de esta enfermedad en la cotidianidad: menores ingresos, perdida de la actividad profesional, gastos de prótesis, de transportes ….
Estamos enfermas y nuestros tratamientos son agotadores. Comprendemos a las que intentan que no lo parezca( algunas de nosotras continuamos trabajando, además de continuar siendo madres y mujeres atentas durante los tratamientos…) Es a vuestro lado, nuestras familias, nuestros amigos que nos quitamos , a veces , la máscara de mujeres fuertes y con coraje, os pedimos que aceptéis ese rol ingrato, que aceptéis nuestra verdadera cara.

Quizás en lugar de un ¿qué tal?, ¿cómo vas?,que parece que sólo acepta una respuesta positiva, necesitaríamos mejor, un “cuéntame”…

¡Ahora “eso” se cura!

Lo sabemos, nos lo decís….tan a menudo que nos preguntamos si queréis tranquilizaros!
Conocéis a alguien que lo ha superado…Ha habido grandes progresos, es verdad, pero “eso” no se cura siempre! Nuestro miedo a la recidiva, a la metástasis, que aparezca en el otro pecho, de tener que batirnos de nuevo, es permanente e incontrolable…Y sabed también que algunas de nuestras hermanas se han marchado , hace algunos meses , ellas tenían los mismos tratamientos que nosotras y las mismas ganas de salir de ello…Cada control es un suplicio, cada espera de resultados es insoportable, cada quiste, cada grano se vuelve sospechoso…

 

¡Se puede vivir con un pecho, para mí, tu eres la misma que antes, la feminidad no son los pechos!

Sabemos que sois sinceros diciéndonos eso…Sabemos que nos queréis a pesar de todo y que nos aceptáis tal y como somos ( aunque algunos de nuestros compañeros de más de 25 años…no hayan podido soportarlo y se hayan ido a consolarse de su inmenso dolor en los brazos de una más joven que tenía, ella sí, sus dos pechos…)

Pero nosotras , sabemos que ya no somos las de antes…Comprar lencería nos hace daño, las fotos en las revistas nos ponen las lágrimas en los ojos…
Perdonadnos por volvernos púdicas en extremo, por no tener ganas de seducir… No nos queda más que un pecho…Aceptad escucharnos hablar de lo que sentimos, de lo que sufrimos…Claro que podemos vivir sin él , ¡pero sería mejor con!

“La quimio, han hecho muchos progresos!”

Felizmente!, nos deja tiradas por el suelo, sin pelo, vomitando, perdiendo nuestros dientes y nuestras uñas, ella nos debilita y cada sesión cada cura es una tortura…Tomad el tiempo de acompañarnos,de cogernos la mano durante las inyecciones…Las quemaduras, los dolores, la insensibilidad, todo eso es invisible( gastamos una energía loca en ocultarlo)pero permanente …Los cambios de humor, nuestras llamadas de atención, nuestros enfados, nuestras protestas no son contra vosotros, son la expresión de nuestra angustia, de nuestro dolor…

La hormonoterapia menopausica que tomamos la mayoría de nosotras. ¿Sabéis que es lo que representa para una mujer joven? Perdida de la esperanza de la maternidad, disminución de la libido, aumento de peso, acaloramientos… Sí, estamos vivas… ¡Pero cuantos cambios!

“La cirugía estética hace milagros!”

No es cirugía estética , es cirugía reconstructiva: los cirujanos hacen lo que pueden, hay casos difíciles,¡ a menudo es doloroso y mutilante!. A pesar de ello tenemos necesidad de esta cirugía y forma parte del tratamiento. Cuando escuchamos: “¿tienes realmente necesidad de esto? ¿No has tenido ya bastantes problemas?

Acompañadnos, ¡dadnos fuerza en esta diligencia que es difícil! Nos cuesta volver a reencontramos con el equipo médico, vamos otra vez a cambiar de imagen corporal y no tenemos ganas de mostrar nuestras cicatrices, ni de compartirlas, de nuevo!

Qué bonito pecho te ha quedado…nosotras hubiéramos preferido tener los nuestros …incluso menos “bonitos” ¡pero los nuestros…!

Alguna de nosotras no contemplan la reconstrucción: tienen miedo, no están listas, no ven la necesidad. Gracias por respetar esa elección y no intentar convencerla de lo contrario…

“ Se acabó, ahora , ya estas curada!”

Los tratamientos han acabado, la vida retoma su camino…vosotros ya estáis tranquilos…y todo está como antes…¡Todo excepto nosotras!

Volvéis a vuestra vida después de habernos protegido y nos dejáis con la nuestra que no será nunca más como antes…Nos quedamos aquí con el cuerpo magullado, el miedo, la calma después de la tormenta, sin fuerza…Y ahora, el tema se convierte en tabú… Nos sentimos abandonadas…No nos atrevemos a hablaros para no ofenderos, vosotros no os atrevéis a hablarnos del miedo para no molestarnos, no despertar malos recuerdos … ¡Debéis atreveros a preguntarnos : “ y tú , ¿cómo lo llevas ?” . Todavia tenemos necesidad ,aceptad que os hablemos y que lloremos…

Atreveos a decir: “tu cáncer ” y no “tus preocupaciones, tus problemas”

La palabra no es ni tabú ni contagiosa…Si, nosotras hemos tenido o tenemos un cáncer de mama y queríamos deciroslo…

Queríamos también deciros…

Gracias

A vosotros nuestros maridos, compañeros , a nuestros amores

A todos vosotros , familia, amigos, colegas, relaciones próximas o lejanas que nos habéis cuidado , que habéis querido y sabido estar ahí:

Gracias a vosotros que guardáis en lo más profundo de vuestra piel, de vuestro corazón, las marcas de nuestros arañazos, de nuestro sufrimiento físico y moral, de nuestro rechazo, de nuestra desesperación, de nuestras angustias ,de nuestros miedos, y llamadas de atención, es a vosotros a los que os hemos gritado, a veces, en silencio, es el hartazón de los tratamientos, de las pruebas …

Gracias por haber comprendido que se trataba de NUESTRO cáncer, de haberlo reconocido y tenido en cuenta en vuestra actitud, de haber aceptado nuestra agresividad( que estaba presente ) en la disociación de nosotras: era el cáncer quien hablaba …

Gracias por no haber olvidado a pesar de nuestro físico ,  nuestra imagen deteriorada, que seguíamos siendo mujeres.

Gracias por haber comprendido que a pesar de todo vuestro afecto, no podríais ESTAR EN NUESTRO LUGAR y en lugar de decir “ estoy aquí” haberos comportado así sin necesidad de decirlo.

Gracias por haber sentido que nosotras estábamos “entre paréntesis” y estar con nosotras sin haber pedido nada a cambio.

Vivimos juntos “para lo mejor y lo peor ” y desde hace algunos meses o algunos años, os ofrecemos lo peor y vosotros lo mejor. Pero sabéis que si los roles se cambiarán, de mi parte sería lo mismo…

Gracias por haber luchado y combatido siempre con nosotras, por ayudarnos  a redibujar y recolorear nuestros labios de una sonrisa, por habernos permitido no perder la luz de la esperanza de nuestros ojos.
Gracias por haber estado y ser vosotros por nosotros. Gracias por habernos permitido ser nosotras mismas.
Nuestro reconocimiento es en la medida de nuestro amor: inmenso.

Este texto ha sido escrito por varias manos a la vez , bajo el impulse de VeroChartres y la ayuda de Anne y Christiane.