LA RECONSTRUCCION DE MAMA TRAS LA MASTECTOMIA

 UNA TÉCNICA QUE PRETENDE COMPENSAR LAS  SECUELAS DE LA  MASTECTOMIA

 

Actualmente, gracias a los avances médicos y tecnológicos, prácticamente todas las mujeres a las que se ha efectuado una mastectomía, tienen la opción de la reconstrucción de la mama extirpada..

La reconstrucción es siempre una opción voluntaria de la paciente que debe considerar con detalle las ventajas e inconvenientes de la misma..

 

MOMENTO DE LA RECONSTRUCCION.

La reconstrucción puede realizarse de forma inmediata (en el mismo tiempo quirúrgico que la extirpación) o diferida (meses o años después de la mastectomía). La elección del momento es consensuado entre el equipo que la trata y la paciente.

 

¿CUÁL ES LA MEJOR TECNICA ?

La técnica más adecuada depende de muchos factores: la situación general de la paciente, el estado local de los tejidos, la cantidad de piel que se deba extirpar por motivos terapéuticos, el tamaño y la forma de la mama contralateral, etc. No existe una técnica ideal que se pueda aplicar en todas las pacientes. Lo más adecuado es individualizar el tratamiento.

 

LAS TECNICAS CON PROTESIS O IMPLANTES

Estas técnicas se utilizan habitualmente para mamas de tamaño pequeño-moderado, cuando hay tejido suficiente, la piel está sana y elástica (y, generalmente no se ha precisado ni se prevé que se vaya a precisar radioterapia)  y el músculo pectoral está intacto.

 

Consisten en la colocación de una prótesis o implante (normalmente de silicona) debajo de la cicatriz de la mastectomía. En muchas ocasiones es necesario utilizar un “expansor” en un primer tiempo (primera cirugía), que es un dispositivo provisional que  permite aumentar progresivamente el espacio debajo de la piel para que, posteriormente, se pueda insertar, en una segunda intervención la prótesis definitiva del tamaño adecuado.

La ventaja del método es que se trata de una operación relativamente sencilla, que no añade nuevas cicatrices y permite mitigar la sensación de mutilación de la mastectomía desde el primer momento. El inconveniente es que es un procedimiento con unos resultados menos exactos (predecibles) que otras técnicas. Generalmente se precisa más de una intervención y presentan las complicaciones específicas de las prótesis de mama (contracturas, infecciones) y un resultado estético que, en muchas ocasiones, no satisface completamente las expectativas generadas.

PROTESIS

 LAS TÉCNICAS CON “TEJIDO PROPIO”

Consisten en la utilización de tejidos propios (“autólogos”, también llamados “colgajos”) de la paciente para reconstruir la mama extirpada. Se utilizan cuando la piel de la zona a reconstruir no resulta adecuada y/o el volumen a reconstruir es importante.

Lo habitual es utilizar la piel de la espalda (colgajos del “dorsal ancho” ) o la piel del  abdomen (colgajos de “recto abdominal “, “TRAM” o “DIEP”) aunque también existen otras posibildades.

Las ventajas de estas técnicas es que evitan los problemas de las prótesis (aunque en el caso del dorsal ancho es posible que se utilicen implantes complementarios para obtener más volumen), que suelen precisar una única intervención y que su resultado es más predecible que en las técnicas protésicas. Como desventajas presentan un tiempo quirúrgico mayor, más cicatrices (y la afectación de la “zona donante” desde donde se obtiene el tejido, mayor dificultad técnica, más tiempo de recuperación y complicaciones potenciales más graves.), mayor pérdida de sensibilidad en el área reconstruida y en el área donante y problemas funcionales.

DORSALTRAM

 

RECONSTRUCCIÓN DEL PEZON Y LA AREOLA

En las mastectomías suele extirparse el pezón y la areola. La reconstrucción del mismo puede realizarse mediante diversas técnicas: con colgajos locales (imagen), injertos de pezón contralateral, piel de la ingle, etc… o incluso tatuándolo con pigmentos adecuados. Generalmente se hace tras haber completado  todos los demás procedimientos de reconstrucción y mediante procedimientos relativamente sencillos y con anestesia local.

CAP

TRATAMIENTO DE LA OTRA MAMA

 

A menudo es necesario realizar correcciones en la mama del otro lado para lograr una simetría aceptable o suficiente. Normalmente se hace en una segunda intervención o aprovechando el momento del recambio del expansor por la prótesis o de  la reconstrucción de la areola y el pezón.

La “simetrización” puede requerir la reducción, el aumento (protésico) o la “pexia” (corrección de la caída) de la otra mama.

 

 

Esta es sólo una información GENERAL, consulte con su cirujano cualquier duda.

Los detalles concretos se completarán en el proceso de  CONSENTIMIENTO INFORMADO que debe realizarse entre la paciente y su cirujano.

Otras fuentes recomendadas de información:

 

http://www.cancer.gov/espanol/pdq/tratamiento/seno/Patient

http://fecma.vinagrero.es/documentos/preguntas.pdf